La vitamina D es un nutriente necesario para la salud. Ayuda al cuerpo a absorber el calcio, una de las principales sustancias necesarias para tener huesos fuertes. Junto con el calcio, la vitamina D contribuye a prevenir la osteoporosis, una enfermedad que hace que los huesos se vuelvan más delgados y débiles y sean más propensos a fracturas. Además, al cuerpo le hace falta la vitamina D para otras funciones. Los músculos la necesitan para el movimiento y los nervios para transmitir mensajes entre el cerebro y otras partes del cuerpo. La vitamina D es indispensable para que el sistema inmunitario pueda combatir las bacterias y los virus que lo atacan.


¿Cuánta vitamina D necesito?

La cantidad de vitamina D que una persona necesita por día dependerá de su edad. A continuación, se indican las cantidades promedio diarias recomendadas en microgramos (mcg) y unidades internacionales (UI):

¿Qué alimentos contienen vitamina D?

Son muy pocos los alimentos que contienen esta vitamina en forma natural.

- Los pescados grasos, como la trucha, el salmón, el atún y la caballa, así como los aceites de hígado de pescado, se encuentran entre las mejores fuentes naturales de vitamina D.

- El hígado de ganado vacuno, la yema de huevo y el queso contienen cantidades pequeñas de vitamina D.

- Los hongos aportan algo de vitamina D. Algunos hongos se exponen a la luz ultravioleta para aumentar su contenido de vitamina D.

- La mejor fruta con vitamina D es la palta.

- Frutos secos: Dentro del grupo de alimentos con vitamina D destacan los frutos secos como las semillas de girasol, las almendras, las semillas de lino, las almendras, las nueces, entre otros.

¿Aporta vitamina D la luz del sol?

El cuerpo produce vitamina D cuando la piel descubierta se expone al sol. La mayoría de las personas reciben al menos algo de vitamina D de esta manera. Sin embargo, las nubes, la niebla contaminada (esmog), la edad avanzada y la piel de color oscuro reducen la cantidad de vitamina D producida por la piel. Asimismo, la piel expuesta a la luz solar a través de una ventana no produce vitamina D.

La radiación ultravioleta del sol puede causar cáncer de piel, de manera que es importante limitar el tiempo de exposición. Aunque los protectores solares limitan la producción de vitamina D, los expertos en salud recomiendan usar aquellos que ofrecen un factor de protección solar (FPS) de 15 o más si la persona va a exponerse al sol por algo más que unos pocos minutos.


¿Qué tipos de suplementos dietéticos de vitamina D puedo conseguir?

La vitamina D se encuentra en suplementos de multivitaminas y multiminerales. También se puede conseguir en forma de suplementos dietéticos que contienen solo vitamina D o vitamina D combinada con algunos otros nutrientes. Las dos formas de vitamina D disponibles en suplementos son D2 (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol). Ambas aumentan la concentración de vitamina D en la sangre, aunque la D3 podría elevarla más y por más tiempo que la D2. Como la vitamina D es liposoluble, se absorbe mejor cuando se toma con una comida o una merienda que contenga algo de grasa.

¿Qué pasa si no consumo suficiente vitamina D?

En los niños, la deficiencia de vitamina D causa raquitismo, una enfermedad en la que los huesos se ablandan, debilitan, deforman y causan dolor. En adolescentes y adultos, la deficiencia de vitamina D causa osteomalacia, un trastorno que causa dolores en los huesos y debilidad muscular.


¿Por qué necesito una prueba de vitamina D?

La prueba de vitamina D se obtiene mediante un análisis de sangre y se usa para detectar o vigilar enfermedades de los huesos. A veces, también se realiza para averiguar los niveles de vitamina D en personas con enfermedades crónicas como asma, psoriasis o ciertas enfermedades autoinmunitarias.

Su médico o profesional de la salud podría pedir una prueba de vitamina D si usted tiene síntomas de deficiencia de vitamina D (no tiene suficiente vitamina D), como:

• Huesos débiles
• Huesos blandos
• Malformación de huesos (en niños)
• Fracturas

La prueba se puede pedir si usted corre un riesgo mayor de deficiencia de vitamina D. Algunos de los factores de riesgo son:

• Osteoporosis u otra enfermedad de los huesos
• Cirugía de derivación gástrica anterior
• Edad; la deficiencia de vitamina D es más común en personas mayores
• Obesidad
• Falta de exposición a la luz del sol
• Tener una piel más oscura
• Dificultad para la absorción de grasas en la dieta
Además, los bebés amamantados pueden correr un riesgo mayor si no toman suplementos de vitamina D.


¿Debo hacer algo para prepararme para la prueba?

La prueba de vitamina D no requiere ninguna preparación especial.

¿Qué significan los resultados?

Si sus resultados muestran una deficiencia de vitamina D, eso podría significar que usted:

• No se expone lo suficiente a la luz del sol
• No recibe suficiente vitamina D en la dieta
• Tiene dificultad para absorber la vitamina D de los alimentos

Un resultado bajo también podría significar que el cuerpo tiene dificultad para usar la vitamina de la forma debida, y que quizás tenga una enfermedad de riñón o hígado.

Si sus resultados muestran un exceso de vitamina D, lo más probable es que esté tomando demasiadas pastillas o suplementos de vitamina D. El exceso de vitamina D puede causar daño a órganos y vasos sanguíneos.

En general, una deficiencia de vitamina D se trata con suplementos o cambios en la dieta.

Si sus resultados muestran un exceso de vitamina D, lo más probable es que esté tomando demasiadas pastillas o suplementos de vitamina D. Usted deberá dejar de tomar estos suplementos para reducir sus niveles de vitamina D. El exceso de vitamina D puede causar daño a órganos y vasos sanguíneos.

¿Puede ser nociva la vitamina D?

Sí, el consumo excesivo de vitamina D puede ser nocivo. Las concentraciones demasiado elevadas de vitamina D en la sangre (superiores a 375 nmol/L o 150 ng/mL) pueden causar náuseas, vómitos, debilidad muscular, confusión, dolor, pérdida del apetito, deshidratación, micción y sed excesivas y cálculos renales. Las concentraciones sumamente elevadas de vitamina D pueden causar insuficiencia real, arritmia y hasta la muerte. Los niveles elevados de vitamina D se deben casi siempre a su consumo en cantidades excesivas a través de suplementos dietéticos. Nunca se recibirá demasiada vitamina D del sol porque la piel limita la cantidad de esta vitamina que puede producir.