BRONQUIOLITIS

FUENTE: Ministerio de Salud de la República Argentina


Diagnostico temprano y Prevención

La Bronquiolitis es una inflamación difusa y aguda de las vías aéreas inferiores, de naturaleza infecciosa, expresada clínicamente por obstrucción de la vía aérea pequeña.

Es más frecuente en lactantes, especialmente menores de 6 meses. Predomina en los meses de otoño-invierno. Menos del 3% de los lactantes sin factores de riesgo requieren internación y en ellos la mortalidad es menor de 1%. La situación es distinta cuando existen factores de riesgo. La necesidad de internación puede aumentar hasta el 45% en prematuros con displasia broncopulmonar y la mortalidad puede llegar a 37% en los que padecen cardiopatía congénita.


Además de las consideraciones generales preventivas, es necesario prestar atención a los principales síntomas y tener en cuenta que cuánto más pequeño es el niño, más importantes pueden ser los síntomas.


La causa más frecuente de la bronquiolitis es el virus sincicial respiratorio (VSR). Más de la mitad de los bebés están expuestos a este virus en su primer año de vida. Otros virus que pueden causar la bronquiolitis pueden ser: Adenovirus, Influenza y Parainfluenza.

¿Cómo se contagia?

El virus se transmite de una persona a otra por el contacto directo con las manos contaminadas con secreciones nasales o a través de gotitas aerotransportadas generadas al toser o estornudar, por aquellos que presentan la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas?

La bronquiolitis suele comenzar como un resfrío. Luego de dos o tres días de ese cuadro, algunos niños pueden tener pocos síntomas o síntomas menores y otros desarrollar más problemas respiratorios, como sibilancias (ruido similar a un silbido en el pecho, al respirar) y tos.


El niño con bronquiolitis puede presentar alguno de los siguientes síntomas:
• Tos.
• Fatiga.
• Fiebre.
• Respiración muy rápida (taquipnea).
• Aleteo nasal o retracción de los músculos del tórax en un esfuerzo por respirar.
• Cansancio.
• Color azulado en la piel, las uñas o los labios debido a la falta de oxígeno (cianosis): en este caso necesita tratamiento urgente.


¿Cómo puede prevenirse?
Mantener la lactancia materna.

No exponer a los niños al humo del cigarrillo.
Lavarles las manos a los niños con agua y jabón con frecuencia.
Mantener alejados a los bebés de aquellas personas que están resfriadas o tienen tos.
Si alguien en la familia tiene alguna infección de las vías respiratorias, debe lavarse las manos con frecuencia, especialmente antes de manipular al niño.

Factores de riesgo para padecer la enfermedad
Del Niño:

• Falta de lactancia materna
• Vacunación incompleta
• Prematurez
• Bajo peso al nacer
• Desnutrición.


Del medio: -Hacinamiento

• Época invernal
• Asistencia a guardería
• Contaminación ambiental
• Contaminación domiciliaria

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría| Ministerio de Salud República Argentina