“No necesitamos mas calorías en Invierno”

Ante los días de bajas temperaturas en los hogares se empiezan a preparar guisos, probablemente aumente el consumo de pastas y lo que se prepara suele tener mayor nivel calórico que lo que se ingiere en otras estaciones del año. Sin ir más lejos, los menús navideños, que nosotros importamos del hemisferio norte que en esa época transita el invierno, suelen ser hiper calóricos




¿Es necesario un mayor consumo de calorías ante el frío? La respuesta de los especialistas es un rotundo no. Lo que determina el consumo de calorías por parte del cuerpo no es la temperatura exterior sino el nivel de actividad. Incluso podríamos pensar que ante las bajas temperaturas la vida se torna, en algunos casos, más sedentaria. Por lo tanto, nuestra conducta alimenticia debería ser la inversa. En vez de consumir más calorías deberíamos consumir menos.


La nutricionista del Hospital de Clínicas, Mercedes Cetti, lo explicó de la siguiente manera a la Agencia Télam: "La idea de que porque estamos en invierno hay que comer más es cultural. La necesidad de consumir más calorías tiene que ver con el nivel de actividad que tenemos y no con las temperaturas, por lo que durante el invierno las personas deberían variar la alimentación pero sin aumentar las calorías".


Añade la especialista: "El problema es que durante el invierno las personas se vuelcan a alimentos más calóricos, como papas, pastas y legumbres y además se reduce la actividad física. Esta combinación hace que la mayoría de la población aumente de peso durante los períodos de bajas temperaturas".


En el mismo sentido, Teresa Cóccaro, responsable del Área de Nutrición en el Instituto de Neurociencias Buenos Aires (INEBA), dijo que "durante los meses de otoño e invierno se recomienda consumir dos frutas por día: una debe ser cítrica -ya que posee antioxidantes que mejoran el sistema inmunológico- y la otra no necesariamente tiene que ser fresca, sino que puede ser cocida en forma de compota o asada".


En referencia a las verduras, Cóccaro indicó que "se pueden reemplazar las ensaladas por vegetales de estación cocidos". "La idea es que la cocción sea siempre lo menor posible para evitar que pierda sus propiedades. Cocinar al vapor o saltear con muy poco de aceite es la mejor opción. También se puede comer en formato de budines, puré o soufflé acompañando pollo, pescado o carne roja", describió.


Entre los vegetales de estación se encuentra calabaza, remolacha, zapallito, berenjena, acelga, espinaca, brócoli, coliflor y zanahoria. Otra recomendación de ambas especialistas es el consumo de frutas secas. "Si bien son calóricas, las grasas que aportan son muy buenas y dan sensación de saciedad, por lo que pueden ser una buena alternativa para 'picotear' a media mañana o tarde", indicó Cetti.


Por eso ante el comienzo del invierno tengamos cautela con las comidas. Si después llegamos a la primavera con unos kilos de más ya sabemos la razón. No es la temperatura sino el ejercicio lo que determina el consumo calórico del organismo.