Prevención del Cáncer Colorrectal

FUENTE: FABA © 2016

Una simple prueba de laboratorio, sangre oculta en materia fecal, sería una herramienta clave para una pesquisa poblacional de esta enfermedad de alta prevalencia en nuestro país. Se trata de un test (SOMF) que detecta las pérdidas microscópicas de sangre producidas en etapas precoces del cáncer.

La Argentina es un país de alta prevalencia de cáncer colorrectal (CCR), que los especialistas explican por una interacción entre factores genéticos y ambientales. Afecta igualmente a hombres y mujeres, y el 90 % de los casos se produce después de los 50 años. Es el tercer cáncer más frecuente detrás del cáncer de mama y de próstata y constituye la segunda causa de muerte por cáncer, solo superada por el cáncer de pulmón.

Por año se producen más de 10.500 casos nuevos y aproximadamente 6.000 muertes, la mayoría de las cuales podrían prevenirse: un tumor colorrectal demora aproximadamente 10 años en desarrollarse, por lo que es vital la prevención y detección temprana de la enfermedad.

La importancia de prevenir

El CCR es uno de los tumores más factibles de prevenir: la progresión lenta del adenoma hacia el CCR favorece la realización de exámenes periódicos denominados de pesquisa para detectar y extirpar los pólipos permitiendo prevenir la enfermedad con significativa disminución de la incidencia. Además cuando el CCR es detectado en una fase temprana, las posibilidades de curación son superiores al 90% y los tratamientos son menos invasivos.

Entre las estrategias que persiguen la prevención de este tipo de cáncer se encuentra la de pesquisa de la población general mayores de 50 años de edad mediante el análisis, el de sangre oculta en materia fecal (SOMF) con una frecuencia anual o bianual.

Este tipo de análisis se puede hacer mediante métodos químicos o inmunológicos, ambos son no invasivos y de bajo costo por lo que son los de elección a la hora de planificar un programa de prevención poblacional. Según los especialistas, la detección temprana de este cáncer basada en el test de sangre oculta en materia fecal en personas mayores de 50 años disminuiría drásticamente el número de casos.

Métodos de detección de SOMF

Según señalan los especialistas, el CCR precoz, con invasión hasta la submucosa, y los adenomas avanzados de tamaño igual o mayor a 10mm, producen pérdidas microscópicas intermitentes de sangre que pueden ser detectadas mediante análisis químicos o inmunológicos de sangre oculta en materia fecal. Sin embargo, reconocen que esos dos métodos no tienen igual especificidad y sensibilidad. Mientras la prueba química, o test de guayaco, tiene baja sensibilidad para la detección de CCR precoz y adenoma avanzado y es inespecífica para hemoglobina humana, la prueba inmunológica, basada en una reacción antígeno-anticuerpo detecta específicamente sangre humana y en concentraciones menores, lo que la convierte en más apta para un programa de pesquisa porque selecciona con más precisión a aquellos individuos que requieren una prueba de colonoscopia.

Programas de prevención

Los programas de Prevención y Detección Temprana del Cáncer Colorrectal tienen como propósito lograr la accesibilidad de toda la población al programa y garantizar la calidad de las intervenciones y los procesos, con un monitoreo y evaluación permanentes para disminuir la incidencia y mortalidad por cáncer colorrectal. Para ello, se proponen unificar criterios para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de lesiones precancerosas y cáncer colorrectal con garantías de calidad fortaleciendo los servicios de diagnóstico y tratamiento. Para implementar dichos programas es crucial facilitar la formación y capacitación de los equipos de salud así como informar y sensibilizar a la comunidad acerca de la prevención y detección temprana del cáncer colorrectal.

Conocer los factores de riesgo y síntomas, así como incorporar hábitos saludables son importantes para contribuir a la prevención y diagnóstico precoz del cáncer colorrectal. Entre éstos hay que tener en cuenta los antecedentes familiares de cáncer de colon o de recto, antecedentes de pólipos, si se padece enfermedad inflamatoria crónica de los intestinos, una alimentación inadecuada y poco saludable (alimentos ricos en grasa y colesterol), el consumo excesivo de alcohol, y tabaquismo.

El factor edad también se debe considerar: a partir de los 50 años es importante realizar de forma anual un estudio preventivo.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la enfermedad son:

● Cambios en la forma habitual de evacuar el intestino.

● Sangrado en la defecación.

● Dolores abdominales o rectales frecuentes.

● Anemia.

● Pérdida de peso sin razón conocida.

Ante cualquiera de éstos es importante consultar con el médico.

La detección precoz es clave, detectar la existencia del cáncer de colon en una fase inicial, permite aumentar las posibilidades de curación. (Esto último lo pondría en un destacado)

Fuente: FABA © 2016