Por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud el 19 de octubre se celebra mundialmente el día internacional de la lucha contra el cáncer de mama con el objetivo de crear conciencia y promover que cada vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos oportunos y efectivos. Por otro lado, se considera el mes de Octubre como el Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, en pos de contribuir a aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.

La detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad

La detección temprana es fundamental para el tratamiento y la cura del cáncer de mama. Los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que la detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad. Cuando se detecta precozmente, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas. En cambio, cuando se detecta tardíamente es raro que se pueda ofrecer un tratamiento curativo. En tales casos son necesarios cuidados paliativos para mitigar el sufrimiento del paciente y sus familiares.


El pronóstico del cáncer de mama está estrechamente vinculado al momento de la detección. El método más eficaz para esto es la realización de una mamografía y se recomienda realizarla anualmente en los siguientes casos:

• A partir de los 40 años en aquellas mujeres asintomáticas sin antecedentes familiares de cáncer de mama.
• Desde los 35 años en aquellas con antecedentes familiares directos (madre, hermana, hija).



En el país la prevención y control del cáncer es una política de Estado a partir de la Ley 26.606 que instituye al mes de Octubre como mes de Concientización del Cáncer de Mama cuyo principal objetivo es mejorar la atención de las pacientes y disminuir la mortalidad por esta enfermedad.

En Argentina como en muchos países el cáncer de mama es un problema de salud pública, por un lado por la cantidad de mujeres que son afectadas y por el otro por la complejidad que impone su control.

Es importante recordar que la primera causa de muerte por cáncer en Argentina es el de mama. Nuestro país es el segundo país en América, detrás de Uruguay, con la tasa de mortalidad más alta por este tipo de cáncer, con 20 muertes por cada 100.000 mujeres aproximadamente.

Existen varios factores de riesgo entre los que se destacan los antecedentes familiares de esta enfermedad, ser mayor de 50 años, un estilo de vida sedentario, el alto consumo de grasas, el exceso de peso y el consumo de alcohol más que moderado.

El cáncer de mama en cifras en Argentina

• El cáncer de mama es la primera causa de muerte por tumores en mujeres.
• Se producen 5400 muertes por año por cáncer de mama.
• La tasa de mortalidad por cáncer de mama en el país es de 20,1 cada 100.000 mujeres.
• Se estima que se producirán 18.000 nuevos casos por año, lo cual representa el 17,8% del total de incidencia de cáncer en Argentina.
• Argentina, luego de Uruguay, es el país de América con la tasa de mortalidad más alta por cáncer de mama (con 20,1 y 24,3 defunciones cada 100.000 mujeres respectivamente). Mientras que Ecuador y México tienen las tasas más bajas (con 10 y 10,5 defunciones cada 100.000 mujeres respectivamente).
• En el país se presenta una gran diferencia en la tasa de mortalidad entre diferentes provincias. Jujuy y Santiago del Estero están entre las que tienen un índice más bajo (14 y 14,2 respectivamente), mientras que Tierra del Fuego y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires son los lugares en donde se da una mayor mortalidad (26,5 y 28 respectivamente).
• Las tasas de mortalidad por cáncer de mama más elevadas se dan entre los 50 (41,6 cada 100.000 mujeres) y los 80 años o más (215,8 cada 100.000 mujeres).
• El cáncer de mama es el cáncer de mayor incidencia en mujeres, con una tasa de 74 casos por cada 100.000 mujeres.
• Más del 75% de las mujeres con cáncer de mama no tienen ningún antecedente familiar de dicha enfermedad.
• 1% de los cánceres de mama se presenta en hombres.


El año 2020 ha estado marcado por la pandemia de la COVID-19 que también ha afectado a muchas pacientes de cáncer de mama por el colapso asistencial que se ha producido en muchos sitios. También se ha detectado un temor en acudir a las revisiones anuales debido a la preocupación por contagiarse. Hoy más que nunca se debe recordar la gran importancia que tienen dichas revisiones ginecológicas para prevenir esta y otras patologías.


Los factores de riesgo

Si bien se desconocen las causas del cáncer de mama, pueden identificarse algunos factores que aumentan su riesgo. De acuerdo con el Ministerio de Salud de la Nación, entre ellos podemos mencionar:

• Ser mayor de 50 años.
• Antecedentes personales de cáncer de mama o de enfermedad pre-neoplásica de mama.
• Antecedentes familiares de cáncer de mama.
• Tratamiento previo con radioterapia dirigida al tórax.
• Terapia de reemplazo hormonal.
• Primera menstruación a edad temprana.
• Edad avanzada en el momento del primer parto o nunca haber tenido hijos.
• El sobrepeso, el sedentarismo, y consumo excesivo de alcohol.


Prevención del cáncer de mama

Es posible tomar unas medidas que ayudarán a prevenir la aparición del cáncer de mama.


Alimentación equilibrada

Es importante llevar una dieta sana y evitar el consumo excesivo de grasas y carnes rojas que algunos estudios han relacionado con el cáncer de mama. Incluir fibra en la dieta y y proteínas que pueden encontrarse en alimentos como el maíz, legumbres, cereales, arroz integrales y pescado.


Eliminar hábitos tóxicos

Evita los hábitos tóxicos como el tabaco, si eres fumadora y el consumo de alcohol. El tabaco puede aumentar hasta un 60% las probabilidades de tener un cáncer.


Practicar ejercicio físico

Practicar ejercicio moderado es importantes, además de tener efectos beneficiosos para el organismo humano ayudar a controlar el peso lo cual también es importante para la salud y la prevención.


Revisiones periódicas

Acudir al ginecólogo y realizar las revisiones anuales son fundamentales para lograr un diagnóstico precoz de la enfermedad. Para el cáncer de mama la detección temprana es fundamental, ya que los tumores de menos de 1 centímetro tienen hasta el 90% de probabilidades de curación. Como parte de los controles ginecológicos anuales se encuentra el examen mamario. Si bien este no representa un método para la detección el cáncer de mama, su realización (así como también el auto examen) contribuye a la concientización sobre la necesidad de estar atento a este tipo de cáncer.