Chagas

FUENTE: Ministerio de Salud de la República Argentina - Programa Nacional de Chagas Argentina - Servicio de Parasitología y Enfermedad de Chagas del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez

El Chagas o Tripanasomiasis americana es una enfermedad causada por un parásito protozoario: el Trypanosoma cruzi. Aunque generalmente no presenta síntomas, puede provocar complicaciones en el corazón y en el sistema digestivo. Se puede prevenir, tratar y curar. La enfermedad de Chagas es originaria de Sudamérica, Centroamérica y México, regiones donde se estima que hay cerca de 8 millones de afectados y 20.000 muertes anuales.

En el país, se estima que hay más de 1,5 millón de infectados con el parásito que causa la enfermedad de Chagas. Y según la Organización Mundial de la Salud es una de las 20 enfermedades más desatendidas del planeta.

También, más de 1.300 niños nacen con la infección que causa la enfermedad de Chagas, pero sólo el 50% son diagnosticados porque no les realizan los testeos a tiempo y se pierden oportunidades para la cura, según informan desde el Servicio de Parasitología y Enfermedad de Chagas del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, que es un centro colaborador de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS).

¿Cómo se transmite?

Se transmite a los seres humanos principalmente a través de las heces de un insecto que recibe nombres diferentes en cada país: vinchuca, chinche, barbeiro, pito o chicha guazú. Cuando el insecto pica a una persona para alimentarse con su sangre, defeca muy cerca de la picadura. En las heces que deposita sobre la piel se encuentra el parásito, que pasa a la sangre cuando la persona se rasca. Esta forma de transmisión se conoce como transmisión vectorial. En ocasiones las heces pueden pasar a través de las mucosas, si se han depositado cerca de las mismas (por ejemplo, a través de la mucosa ocular). Otras posibles formas de transmisión son:

● Transmisión de madre a hijo durante el embarazo
● Transmisión a través de transfusiones de sangre procedente de donantes infectados
● Transmisión a través de transplantes de órganos procedentes de donantes infectados
● Transmisión a través de la ingesta de comida y sobre todo bebida contaminada por el parásito
● Transmisión a través de accidentes de laboratorio

Una de las particularidades de esta infección es que puede permanecer mucho tiempo en el cuerpo sin manifestarse y puede afectar al corazón o al sistema digestivo, llegando a producir en algunos casos la muerte.

Transmisión vertical

Una mujer embarazada que tiene el Chagas puede transmitirlo a su bebé. Este tipo de transmisión se puede producir también fuera de las zonas endémicas de la enfermedad. Es imprescindible que los hijos de cualquier mujer portadora de Chagas se realicen la prueba, aunque hayan nacido fuera de América Latina. A pesar de ello, la enfermedad de Chagas no es un obstáculo para que tanto el embarazo como la lactancia se puedan desarrollar con normalidad.

¿Cuáles son los síntomas?

Generalmente los niños, niñas y adolescentes no presentan síntomas, pero pueden presentar un cuadro febril prolongado, aumento del tamaño de hígado y bazo y diarreas. El 30% de los infectados pasa a la forma crónica de la enfermedad de Chagas, con daños en el corazón y/o en el sistema digestivo. Es común que esta enfermedad pase inadvertida, al menos inicialmente, por no presentar síntomas hasta que sobrevienen las complicaciones.

El análisis de sangre es el único método de detectar si la persona está infectada y así poder recibir el tratamiento adecuado.

¿En qué consiste el tratamiento?

Hoy en día la enfermedad de Chagas se puede tratar. El tratamiento es muy efectivo durante la fase aguda de la enfermedad y menos eficaz en la fase crónica, por eso es tan importante hacer un diagnóstico temprano de la enfermedad.

● En menores de 1 año el tratamiento consigue una curación completa.
● En jóvenes el tratamiento consigue buenos resultados.
● Tanto en niños como en jóvenes, el tratamiento tiene menos efectos secundarios.
● En adultos el tratamiento puede evitar la progresión de la enfermedad y la aparición de complicaciones cardíacas, aunque en estos casos la curación no está garantizada.
● En embarazadas y lactantes no se puede realizar el tratamiento. Por eso, se debe evitar el embarazo mientras se está tomando el medicamento.
● No se puede beber alcohol durante el tratamiento, porque se pueden producir interacciones que aumenten la posibilidad de efectos adversos.

El tratamiento consiste en la toma diaria durante 2 meses de un medicamento que elimina los parásitos. El tratamiento es gratuito y debe ser indicado por un médico. Para que el tratamiento sea efectivo debe verificarse que se administren los comprimidos correctamente, siguiendo estrictamente la indicación. y

¿Cómo se previene el Chagas?

Puesto que no existe una vacuna para prevenir el Chagas, existen diferentes mecanismos para protegerse de la enfermedad.

Una de las medidas más importantes para evitar contraer la enfermedad de Chagas es evitar la exposición al insecto que la transmite. En primer lugar, conviene comprobar si en el domicilio o en los alrededores hay presencia de vinchucas. En caso de que sí las haya, es necesario seguir los siguientes consejos:

● Denunciar la presencia del vector a los Programas de Chagas o a las autoridades sanitarias del país
● Acordar con los Programas la fumigación del hogar
● Continuar una vigilancia continua del hogar, manteniéndolo ordenado y evitando que las paredes o el techo tengan huecos donde puedan anidar los insectos.

La presencia de animales domésticos juega un papel crucial en la infestación y transmisión domiciliaria de la infección chagásica. Los perros son los principales reservorios domésticos del parásito. Por otro lado, la cantidad de vinchucas en una casa se halla relacionada en forma directa con la presencia de gallinas en el domicilio.

De aquí surgen claramente medidas de manejo ambiental y cotidiano:

● Mantener lo más ordenada posible la casa y sus alrededores.
● Ventilar diariamente las camas y los catres.
● Limpiar detrás de los muebles y objetos colgados de las paredes.
● Mover y revisar las cosas amontonadas lo más frecuente posible.
● Tapar las grietas y los agujeros de las paredes y techos.
● Poner los gallineros y corrales lo más lejos posible de la vivienda, para que no entren a la casa las vinchucas que están instaladas en estos lugares.
● Los palomares constituyen sitios de cría de las vinchucas. Por eso, es necesario impedir que las palomas hagan nidos cerca de las viviendas.
● Si el techo es de paja, hay que revisarlo. Si es posible, cambiarlo una vez al año.

Estas acciones cotidianas de control se deben complementar con un control químico a las viviendas con presencia de vinchucas, es decir con el uso de insecticida para eliminar las vinchucas. Esta tarea solo se debe realizar por personal técnico capacitado.

La enfermedad de Chagas se puede tratar: su diagnóstico y tratamiento son gratuitos en todos los establecimientos de salud pública. De acuerdo con la ley 26.281 de Prevención y Control de Chagas que rige en la Argentina desde 2007, la prueba para diagnosticar Chagas debe practicarse de manera obligatoria en toda mujer embarazada, en los recién nacidos, en hijos de madres infectadas, hasta el primer año de vida y en el resto de los hijos, menores de 14 años de las mismas madres y, en general, en niños y niñas al cumplir los 6 y 12 años de edad.

Fuente: Ministerio de Salud de la República Argentina - Programa Nacional de Chagas Argentina - Servicio de Parasitología y Enfermedad de Chagas del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez