Dengue


Situación epidemiológica en Argentina


FUENTE: InfoUniversidades - Argentina Investiga - Ministerio de Salud República Argentina

El Dengue ha pasado a ser una preocupación para Argentina. Con el 80% del territorio de Paraguay afectado, la alerta declarada en Brasil para la mitad de sus Estados y más de 200 casos confirmados en Bolivia en lo que va del año. "La Argentina sigue estando en riesgo, por lo que combatir el mosquito desde adentro es su mejor respuesta en la prevención de tener brotes y/o epidemias", indicó José Luis San Martín, asesor regional en dengue de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Las autoridades de las provincias del norte afirmaron que están reforzando controles en localidades fronterizas. En Misiones crecen las consultas con síntomas como fiebre alta, dolor en los ojos y músculos, náuseas y vómitos. Iguazú, Andresito, El Dorado, Posadas y Garupá son las ciudades de más alto riesgo.

Hasta ahora, la mayoría de los casos después del movimiento turístico por las fiestas de fin de año y las primeras semanas de las vacaciones son personas que volvieron de Paraguay, donde predomina la infección por el serotipo DEN-4.

La infección por uno de los cuatro serotipos del virus del dengue (DEN-1 al 4) da inmunidad contra ese tipo viral, pero una persona puede volver a contraer la infección por otro serotipo. Esas infecciones secundarias aumentan el riesgo de padecer el dengue grave, que antes se conocía como hemorrágico. En el país, circulan todos los serotipos, pero en los casos autóctonos prevalecen las infecciones por los serotipos 1 y 2, por eso la susceptibilidad a contraer una infección por DEN-4 es alta.

Con más de tres millones de afectados en la región y un cambio del patrón epidemiológico, que incluye un aumento del riesgo de dengue en la población infantil, la OPS alertó el año pasado sobre un nuevo ciclo epidémico de la infección, con especial riesgo para países como la Argentina y Paraguay, que registraron una baja transmisión con respecto a la zona del Caribe y Brasil.

  • dengue

Historia del Dengue e Implicancias

El Director del Centro de Medicina Tropical y Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Facultad de Medicina, Antonio Montero afirmó que el Dengue no está superado y que el deterioro ambiental es uno de los factores que influyeron en la emergencia de esta enfermedad. En entrevista con InfoUniversidades el especialista habló sobre el tema:

“La lucha contra el dengue puede organizarse con agencias nacionales que tengan injerencia en todo el territorio. El mejor ejemplo es el Senasa con la erradicación de la aftosa".

El director del Centro de Medicina Tropical de la Facultad de Medicina de la UNR explicó la historia del surgimiento y propagación de la enfermedad transmitida por el Aedes Aegypti y recomienda métodos de control del vector.

“La medicina tropical surge alrededor de 1870, cuando un médico militar francés advirtió que las tropas coloniales tenían más bajas de soldados por las enfermedades de los trópicos que por las balas de los enemigos. Después se fue profundizando el concepto, pero siempre tuvo sentido peyorativo por referirse a enfermedades relacionadas con las condiciones sanitarias de países dependientes. Eran patologías que tenían en común provenir de un entorno cálido, de países empobrecidos y ser muy contagiosas, transmitidas por vectores y que constituían una gran amenaza para la salud pública del mundo desarrollado”.

“En el país siempre hubo fiebre amarilla pero no se diseminó porque se pudo contener muy bien por parte del ministerio de Salud, que mantiene una misión permanente en la zona endémica ubicada en la frontera con Brasil. Este virus está emparentado con el dengue porque lo transmite el mosquito. Alrededor de 1948 hubo una iniciativa de la Organización Panamericana de la Salud para la erradicación de la fiebre amarilla y prácticamente se exterminó el mosquito pero quedó un pequeño reservorio alrededor del Caribe.

En 1970, Estados Unidos, unilateralmente, dio por terminada su campaña de fumigación y después fueron abandonándola todos los países. Y en este momento, el Aedes Aegypti, que estaba erradicado de las Américas, ocupa una superficie mayor que cuando comenzó esa campaña. En nuestro país, el Dengue se introduce como rareza en Salta en 1997. Después hubo una epidemia en Paraguay y luego otra vez en Salta. Hace dos años hubo un número importante de casos y este año se diseminó por todo el territorio”.

Respecto de los controles Montero afirma que tanto en la ciudad de Buenos Aires como en Rosario hay una oficina de control de vectores. “Puede contarse la densidad de mosquitos por el porcentaje de huevos en trampas ovíparas que se colocan, o puede cazárselos en vuelo y calcular por unidad de volumen; incluso puede contarse el porcentaje de infestación de Aedes con otras especies. Estas estadísticas están en Buenos Aires, sin embargo no se hacen campañas.

La lucha contra el dengue, el chagas y la tuberculosis puede organizarse con agencias nacionales que tengan injerencias en todo el territorio. El mejor ejemplo es el Senasa, con la erradicación de la aftosa”.

¿Qué es el Dengue?

Es una enfermedad viral transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti. Cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras personas les transmite esta enfermedad. El contagio solo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra, ni a través de objetos o de la leche materna. Sin embargo, aunque es poco común las mujeres embarazadas pueden contagiar a sus bebés durante el embarazo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas son:
● Fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de articulaciones
● Nauseas y vómitos
● Cansancio intenso
● Aparición de manchas en la piel
● Picazón y/o sangrado de nariz y encías
Ante estos síntomas se debe acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado.

IMPORTANTE:

Ante síntomas de dengue, no te automediques. No tomes aspirinas, ibuprofeno ni te apliques inyecciones intramusculares. Lo más conveniente es que consultes al médico para que él te indique la medicación adecuada.

¿Cómo puede prevenirse?

Como no existen vacunas que prevengan el dengue ni medicamentos que lo curen la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contienen agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.

Muchos de los recipientes donde el mosquito se cría no son de utilidad (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados). Estos recipientes deben ser eliminados.

Si los recipientes no pueden eliminarse porque se usan de modo frecuente debe evitarse que acumulen agua, dándolos vuelta (baldes, palanganas, tambores) o vaciándolos frecuentemente (portamacetas, bebederos).

La fumigación no es suficiente para eliminar el mosquito

La aplicación de insecticidas es una medida destinada a eliminar a los mosquitos adultos pero no a los huevos y a las larvas. Su implementación debe ser evaluada por las autoridades sanitarias ya que solo se recomienda en momentos de emergencia, y siempre debe ser acompañada por la eliminación de todos los recipientes que acumulan agua en las casas y espacios públicos.

¿Cómo lo prevenimos?

● Eliminando todos los recipientes en desuso que puedan acumular agua (como latas, botellas, neumáticos).
● Dando vuelta los objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve (baldes, palanganas, tambores).
● Cambiando el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días. Recordá frotar las paredes de los recipientes con una esponja a fin de desprender los huevos de mosquito que puedan estar adheridos.
● Rellenando los floreros y portamacetas con arena húmeda.
● Manteniendo los patios limpios y ordenados y los jardines desmalezados.
● Limpiando canaletas y desagües de lluvia de los techos.
● Tapando los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

También es importante prevenir la picadura del mosquito:

● Usar siempre repelentes siguiendo cuidadosamente las recomendaciones del envase.
● Utilizar ropa clara que cubra los brazos y las piernas, especialmente durante las actividades al aire libre.
● Colocar mosquiteros en puertas y ventanas, y cuando sea posible usar ventiladores o aire acondicionado en la habitaciones.
● Proteger cunas y cochecitos de bebés con telas mosquiteras.
● Utilizar repelentes ambientales como tabletas y espirales.