DIABETES

FUENTE: Centro de Bioquímicos IX Distrito © 2016

Generalidades

La glucosa es una sustancia que proviene de los alimentos que comemos (azúcar de la cocina, dulces, pastas y pan). Casi todos los alimentos contienen azúcar, en mayor o menor cantidad. La glucosa es esencial para el organismo. Es como el combustible para un motor, y son los vasos sanguíneos (arterias) los que aseguran su distribución por todo el organismo. El organismo almacena el azúcar en los músculos, en la grasa y en el hígado. El hígado también produce azúcar y lo hace en períodos de ayuno. Es necesario mantener niveles suficientes de glucosa en la sangre a fin de asegurar el buen funcionamiento de los tejidos, especialmente el cerebro. Si los niveles de la misma son excesivos (hiperglucemia), se altera la función de las células, lo que provoca que se acumulen desechos que producen daño vascular. La utilización de la glucosa por parte del organismo es controlada rigurosamente por una hormona generada en el páncreas: la insulina. Su papel es permitir la utilización de la glucosa por la mayor parte de las células. Sin la acción de la insulina las células “pasan hambre”. Después de cada comida, aumenta la liberación de insulina, permitiendo que la glucosa penetre en el hígado, grasa y músculo.



En la enfermedad denominada diabetes mellitus se produce una deficiencia de insulina o una actividad deficiente de la misma, que impide la utilización de la glucosa por el organismo. La consecuencia es la aparición de un exceso de glucosa en sangre y orina y el daño que esto ocasiona a los vasos sanguíneos y diferentes órganos. Existen distintos tipos de diabetes: Tipo I, Tipo II, Diabetes Gestacional, Tipo Mody etc.

¿Cuáles pueden ser las causas de la diabetes?

Esta enfermedad obedece a múltiples causas, algunas –las más frecuentes- son las enumeradas a continuación:


Diabetes tipo 1: Ocurre cuando el sistema inmune propio actúa “atacando” las células Beta del páncreas. Esto se denomina enfermedad autoinmune y puede ser detectado por hallazgo de anticuerpos contra el páncreas.


Diabetes tipo 2: Es el resultado de una compleja interacción de factores genéticos y factores ambientales.


Condiciones genéticas que afectan las células que producen insulina o afectan su acción: Entre el 2 y el 4% de las personas con diabetes tipo 2 tienen una infrecuente forma hereditaria de diabetes causada por defectos genéticos específicos que alteran la función de las células betas del páncreas en la producción de insulina o defectos en la acción de la insulina.


Otras condiciones pancreáticas: Algunas enfermedades que dañan el páncreas o cirugías del mismo pueden causar diabetes. Incluye fibrosis quística, hemocromatosis y pancreatitis (inflamación del páncreas).


Enfermedades endócrinas: Los niveles hormonales en el organismo están cuidadosamente balanceados y la mayoría de las enfermedades endócrinas pueden indirectamente alterar la producción y acción de la insulina y conducir a una diabetes. Entre las enfermedades se encuentran acromegalia, feocromocitoma, síndrome de Cushing e hipertiroidismo.


Acción de medicamentos: Algunas drogas pueden alterar la producción y/o acción de la insulina, entre ellas se encuentran los beta bloqueantes (se utilizan en el tratamiento de la hipertensión y enfermedades cardíacas), glucocorticoides, inhibidores de la proteasas (utilizados en el tratamiento de HIV).


Infecciones virales: Ciertos virus pueden dañar el páncreas y causar diabetes.

¿Qué factores de riesgo pueden predisponer a la enfermedad? ¿Puedo prevenirlos?

Ciertos factores son útiles para identificar a personas que tienen más posibilidades que otras de desarrollar diabetes tipo 2 (algunas personas con estas características pueden no desarrollar diabetes)

● Edad.
● Raza/etnia: Algunas razas tienen más predisposición que otras.
● Historia familiar de diabetes (padres o hermanos con diabetes).
● Sobrepeso (índice de masa corporal > 25 Kg x m2).
● Hipertensión arterial (> 140/90 mm/Hg en adultos).
● Dislipidemia: colesterol HDL > 35 mg/dl y/o triglicéridos > 250 mg/dl.
● Intolerancia a la glucosa: Hiperglucemia (aumento de glucosa) en valores menores que los diabéticos previamente identificada. Estas personas tienen un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2 y también aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.
● Obesidad: Las personas obesas de cualquier edad tienen mayor riesgo de padecer intolerancia a la glucosa y por lo tanto de diabetes. El aumento de peso hace que la insulina no pueda actuar sobre las células, incrementando la resistencia a la acción de insulina. La disminución de peso, hace que la insulina pueda actuar, disminuyendo el riesgo de intolerancia a la glucosa y de diabetes.
● Distribución grasa: No solo la obesidad incrementa el riesgo de diabetes, sino también el aumento de la grasa a nivel de la cintura (abdomen). En el hombre mayor de 102 cm. y en la mujer mayor de 88 cm. Esto es un signo de insulino resistencia.
● Peso al nacer: el bajo peso al nacer, también se asocia con diabetes. O bien niños macrosómicos (más de 4 kg de peso cuando nacen).
● Diabetes gestacional: las mujeres que desarrollaron diabetes gestacional tienen riesgo de padecer diabetes tipo 2, por eso; es tan importante el control 2 meses después del parto y la realización de una nueva curva de glucosa para predecir la enfermedad, de ser normal el resultado, deberán realizarse controles anuales.
● Síndrome de ovario poliquístico: esta patología se caracteriza por alteraciones menstruales, aumento del vello o/y acné. Estas mujeres tienen mayor riesgo de padecer intolerancia a la glucosa y diabetes.
● Sedentarismo
● La diabetes tipo 1 ocurre en personas genéticamente susceptibles y es probable que uno o varios factores ambientales, “disparen” el desarrollo de la enfermedad. Generalmente se presenta de meses a años. Los marcadores genéticos y la presencia de anticuerpos contra el páncreas pueden predecir la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se realiza a través de una historia clínica, examen físico y laboratorio. Historia clínica y examen físico: los antecedentes familiares juegan un rol importante, por lo tanto, el médico preguntará sobre los mismos y sobre otras enfermedades asociadas a diabetes, tales como hipertensión, aumento de colesterol, obesidad, etc. También preguntará sobre los síntomas de diabetes y realizará un examen físico completo para evaluar complicaciones.

Laboratorio: Una simple muestra de sangre sirve para hacer distintos diagnósticos en relación a la glucemia.
● Una glucemia en cualquier momento del día mayor de 200mg/dl y con síntomas de hiperglucemia lleva a un diagnóstico de diabetes.
● Dos glucemias en ayunas mayor de 126 mg/dl llevan a un diagnóstico de diabetes.
● Las glucemias en ayunas entre 100 y 125 mg/dl llevan a un diagnóstico de glucemia alterada en ayunas.
● La glucemia menor a 100mg/dl es normal, si existe algún factor de riesgo anteriormente nombrado, sino la misma debe ser menor a 110 mg/dl.

También se puede hacer diagnóstico de diabetes a través de la curva de glucemia, esta prueba también es importante realizarla en aquellas personas con riesgo de padecer diabetes:

Con la misma es factible clasificar en torno a la glucemia, al estado del paciente como: normal, con glucosa alterada en ayunas, intolerante a la glucosa (pre diabetes), diabético.

En todos los estadios previos a la instauración de la diabetes, se pueden implementar cambios de estilo de vida, o llevarse a cabo tratamientos integrales revirtiendo esas situaciones para evitar llegar a lo irreversible. El rol del Laboratorio clínico en estos casos es trascendental. Concurra a su médico y contrólese con periodicidad.

Fuente: Centro de Bioquímicos IX Distrito © 2016