La diabetes gestacional es la diabetes que se diagnostica por primera vez durante el embarazo (gestación). Al igual que con otros tipos de diabetes, la diabetes gestacional afecta la forma en que las células utilizan el azúcar (glucosa). La diabetes gestacional causa un alto nivel de glucosa sanguínea que puede afectar el embarazo y la salud del bebé.


Las futuras madres pueden ayudar a controlar la diabetes gestacional comiendo alimentos saludables, haciendo ejercicio y, si es necesario, tomando medicamentos. Controlar la glucosa sanguínea puede mantener a la mamá y a al bebé sanos y evitar un parto difícil.


En las mujeres con diabetes gestacional, la glucosa sanguínea suele volver a la normalidad poco después del parto. Sin embargo, si se ha tenido diabetes gestacional, se puede tener un mayor riesgo de contraer diabetes tipo 2.


El laboratorio, clave en el diagnóstico de la diabetes gestacional

Los criterios diagnósticos de diabetes gestacional se basan en análisis de sangre tales como:
Glucemia en ayunas que tengan valores entre · 92 mg/dl (5,1 mmol/l) y · 125 mg/dl (6,9 mmol/l).
Prueba de tolerancia oral a la glucosa (PTOG): que también se hace en el laboratorio y consiste en la determinación de glucosa en ayunas y se da a beber una solución de 75 gramos de glucosa y la extracción de sangre a los 60 y 120 minutos para determinar los niveles de glucosa en sangre. Cuando los niveles de glucosa en ayunas superen los 92 mg/dl (5,1 mmol/l), a la hora superan los180 mg/dl (10,0 mmol/l) y/o a las 2 horas superan los 153 mg/dl (8,5 mmol/l) se considera diabetes gestacional.

Síntomas

En la mayoría de las mujeres, la diabetes gestacional no produce signos ni síntomas perceptibles. El aumento de la sed y la necesidad de orinar con mayor frecuencia son síntomas algunos de ellos.


Causas

Las investigaciones científicas aún no saben por qué algunas mujeres contraen diabetes gestacional y otras no. El exceso de peso antes del embarazo a menudo juega un papel importante.


Normalmente, diversas hormonas trabajan para mantener los niveles de glucosa sanguínea bajo control. Sin embargo, durante el embarazo, los niveles hormonales cambian, lo que dificulta que el cuerpo procese la glucosa sanguínea de manera eficiente. Esto hace que aumente tu nivel de glucosa sanguínea.

Factores de riesgo

Algunas mujeres tienen un mayor riesgo de diabetes gestacional. Los factores de riesgo de la diabetes gestacional incluyen los siguientes:
Sobrepeso y obesidad.
Falta de actividad física.
Diabetes gestacional previa o prediabetes.
Síndrome de ovario poliquístico.
Diabetes en un familiar inmediato.
Parto previo de un bebé con un peso de más de 4,1 kilos.
Ser fumadora.
Raza: las mujeres negras, hispanas, indígenas estadounidenses y asiático-estadounidenses tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional.

Complicaciones

La diabetes gestacional que no se controla cuidadosamente puede llevar a altos niveles de glucosa sanguínea. El alto nivel de glucosa sanguínea puede causar problemas en la mamá y el bebé, incluida una mayor probabilidad de necesitar una cesárea para el parto.


Complicaciones que pueden afectar al bebé

Si se padece diabetes gestacional, el bebé puede tener más riesgos de:
Sobrepeso al nacer. Un nivel de glucosa sanguínea más alto de lo normal en las madres puede hacer que sus bebés crezcan demasiado. Los bebés muy grandes tienen más probabilidades de quedar encajados en el canal de parto, tener lesiones de nacimiento o necesitar un parto por cesárea.
Nacimiento temprano (prematuro). Un nivel alto de glucosa sanguínea puede aumentar el riesgo de que las mujeres entren en trabajo de parto y den a luz antes de la fecha prevista. O se puede recomendar un parto temprano porque el bebé es grande.
Dificultades respiratorias graves. Los bebés que nacen prematuramente de madres con diabetes gestacional pueden experimentar el síndrome de dificultad respiratoria, una afección que dificulta la respiración.
Bajo nivel de glucosa sanguínea (hipoglucemia). A veces, los bebés de madres con diabetes gestacional tienen un nivel bajo de glucosa sanguínea (hipoglucemia) poco después del nacimiento. Los episodios graves de hipoglucemia pueden causar convulsiones en el bebé. La alimentación a horario y, a veces, una solución de glucosa intravenosa puede hacer que el nivel de glucosa sanguínea del bebé vuelva a la normalidad.
La obesidad y la diabetes tipo 2 más tarde en la vida. Los bebés de madres con diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de padecer obesidad y Diabetes tipo 2 en el futuro.
Muerte fetal intraútero. La diabetes gestacional sin tratar puede provocar la muerte del bebé antes o poco después del nacimiento.

Complicaciones que pueden afectar durante el embarazo

La diabetes gestacional también puede aumentar el riesgo de los siguientes:
Presión arterial alta y preeclampsia. La diabetes gestacional aumenta el riesgo de tener presión arterial alta y preeclampsia, una complicación grave del embarazo que provoca presión arterial alta y otros síntomas que pueden poner el riesgo la vida de la madre y del bebé.
Tener un parto quirúrgico (cesárea). Si se padece diabetes gestacional, es más probable que se realice una cesárea.
Diabetes en el futuro. Si se tiene diabetes gestacional, hay mayor probabilidad de que vuelvas a desarrollarla en un futuro embarazo; y también mayor riesgo de padecer Diabetes tipo 2 a medida que envejeces.

Prevención

No hay garantías cuando se trata de prevenir la diabetes gestacional, pero se recomienda adoptar la mayor cantidad de hábitos saludables posibles antes del embarazo. Si se ha tenido diabetes gestacional, estas opciones saludables también pueden reducir el riesgo de volver a tenerla en futuros embarazos o de desarrollar Diabetes tipo 2 en el futuro.
Comer alimentos saludables. Elige alimentos ricos en fibra, con bajo contenido de grasa y pocas calorías. Céntrate en las frutas, los vegetales y los cereales integrales. Intenta consumir alimentos variados para alcanzar tus metas sin resignar el gusto ni la nutrición. Presta atención a los tamaños de las porciones.
Mantente activa. Hacer ejercicio antes del embarazo y durante este puede ayudarte a evitar que desarrolles diabetes gestacional. Apunta a realizar 30 minutos de actividad moderada la mayoría de los días de la semana. Realiza una caminata rápida diaria. Anda en bicicleta. Nada algunos largos en la piscina. Pequeñas actividades, como aparcar más lejos de la tienda cuando haces los recados o tomar un pequeño descanso para caminar, también se suman.
Comienza el embarazo con un peso saludable. Si estás planeando quedar embarazada, perder el peso extra de antemano puede ayudarte a tener un embarazo más saludable
No aumentes más peso del recomendado. Ganar algo de peso durante el embarazo es normal y saludable. Sin embargo, ganar demasiado peso muy rápidamente puede aumentar el riesgo de diabetes gestacional.