La Fiebre Amarilla: una nueva-vieja amenaza

FUENTE

Conicet - Superintendencia de Servicios de Salud

El virus de la fiebre amarilla se trasmite por el mosquito Aedes aegypti y la historia del mismo muestra que su erradicación es la estrategia más eficaz para controlar estas y otras enfermedades, ya que es el vector de más de 20 virus.

Dengue, Zika, Chikungunya o Fiebre Amarilla, son algunos de ellos. Ahora, en pleno boom turístico donde los viajantes sólo quieren descansar y echar a andar sus pies por arenas, mares y selvas aparece una nueva-vieja amenaza desde las selvas amazónicas: la Fiebre Amarilla

¿Cómo circula el virus?

En nuestro continente la circulación es exclusivamente selvática y no se han registrado brotes urbanos. Los casos humanos se deben a la introducción del hombre en espacios selváticos. Los monos, por su parte, no representan un peligro para la salud humana ya que no hay transmisión directa hombre-primate pero la muerte de estos animales indica tempranamente la circulación del virus.

En América del Sur, las áreas con circulación continua está representada por las regiones selváticas amazónicas de Bolivia, Brasil, Colombia, Perú y Venezuela. Sin embargo, los países que poseen las condiciones ecológicas de sostener la transmisión viral se extiende a Argentina, Ecuador, Guyana, Guyana Francesa, Panamá, Paraguay, Surinam y Trinidad y Tobago.

¿Cuál es el riesgo para los humanos?

En América del Sur, la última onda amaríllica de importancia se registró en el verano 2008-2009 en el sur de Brasil, Paraguay y norte de Argentina. En esta ocasión se registró la circulación urbana del VFA en Asunción. En nuestro país una persona falleció por el virus y la población de monos aulladores de Misiones y Corrientes quedó diezmada.



En Brasil, durante el segundo semestre de 2016 a junio de 2017 se confirmaron 777 casos humanos, de los cuales 261 fallecieron.

Recientemente, la muerte de un mono por Fiebre Amarilla en el estado de Sao Paulo encendió el alerta al aumentar el riesgo de introducción al ambiente urbano en el estado más poblado del país, con una población de 20 millones de personas. Sin embargo, para tranquilidad del veraneante, las áreas costeras sin conexión con la selva poseen bajo riesgo de circulación del virus.

Recomendaciones para prevenir la fiebre amarilla

Ante la situación actual de la fiebre amarilla en Brasil, para quienes viajen a este destino se recomienda especialmente la consulta a un médico para evaluar la necesidad de vacunación.

Vacunación: La vacuna es elaborada con virus atenuados. Si se recibe luego del segundo año de vida, una dosis es suficiente (no es necesaria la revacunación). Proporciona protección al cabo de 10 días de su aplicación. Es segura, raramente puede causar efectos adversos, por lo tanto deben respetarse las siguientes contraindicaciones de la vacuna.

1. Contraindicaciones:

Niños menores de 6 meses.
Antecedentes de alergia a cualquiera de los componentes de la vacuna: huevo, proteínas de pollo o gelatina.
Alteraciones del sistema inmune incluyendo la infección por VIH.
Enfermedad del timo.
Miastenia gravis, síndrome de Digeorge.
Otras Inmunodeficiencias, tumores malignos y trasplantes de órganos.
Enfermedades que requieran tratamientos con inmunosupresores y/o inmunomoduladores.
Embarazo.

2. Precauciones (quienes integran los grupos que se detallan a continuación tienen un riesgo aumentado de efectos adversos potencialmente graves asociados a la vacunación):

Niños entre 6 y 8 meses de vida inclusive.
Adultos de 60 años o mayores que se vacunan por primera vez contra la fiebre amarilla.
Las mujeres que están en período de lactancia entre el nacimiento y los 8 meses inclusive podrían transmitir a sus hijos el virus vacunal a través de la leche.

¿En qué situaciones se debe evaluar la vacunación?

Por exigencia de algunos países, que consideran posible la introducción del virus de la fiebre amarilla en su territorio a través de viajeros no vacunados provenientes de regiones con transmisión viral.

Por recomendación ante viajes a áreas de riesgo de transmisión, para prevenir la enfermedad.

Se recomienda la consulta médica, al menos 4 semanas antes de la partida, para recibir las recomendaciones de vacunación en función de los antecedentes personales y las características del viaje.

Validez del Certificado Internacional de Vacunación

De conformidad con la modificación al RSI (2005) adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud en la resolución WHA67.13, a partir del 11 de julio de 2016 el periodo de validez de todos los certificados de vacunación contra la fiebre amarilla, incluidos tanto los ya expedidos como los nuevos, pasa de 10 años a la totalidad de la vida de la persona vacunada. Por consiguiente, a partir del 11 de julio de 2016 no se pueden rechazar los certificados de vacunación válidos presentados por los viajeros que lleguen a un país por el hecho de que hayan pasado más de 10 años desde la fecha efectiva de vacunación indicada en el certificado; tampoco se pueden exigir dosis de refuerzo o revacunaciones.

Fuente: Conicet - Superintendencia de Servicios de Salud