Ya no eres un niño, así que no hay que preocuparte por las vacunas, ¿verdad? Incorrecto. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan vacunas para adultos en función de su edad, vacunas anteriores, salud, estilo de vida, ocupación, destinos de viaje y actividad sexual.

Si no se encuentran los registros de vacunas, el médico podrá solicitar un análisis de sangre para ver si eres inmune a ciertas enfermedades que se pueden prevenir con vacunas. Es posible que necesites vacunarte de nuevo.

La vacunación en esta etapa de la vida es crucial para recibir refuerzos de vacunas ya aplicadas, brindar protección contra otras enfermedades, así como completar esquemas.

Evaluación de situación vacunal

Se debe revisar la historia clínica del paciente y los informes clínicos disponibles para evaluar si están registrados:

Antecedentes de haber padecido enfermedades inmunoprevenibles.
Serologías de enfermedades inmunoprevenibles.
Antecedentes de administración de vacunas.
Solicitud de serología prevacunal

La decisión de realizar estudios prevacunales de marcadores serológicos sólo se justifica:

En casos de duda razonable de la fiabilidad de la información obtenida sobre los antecedentes.
Por motivos de eficiencia teniendo en cuenta los costos y posibilidad de realizar la prueba serológica y de la vacunación y la prevalencia de susceptibles en cada grupo de población.
¿Qué vacunas deben aplicarse?

Doble Bacteriana: una dosis cada 10 años. (Difteria y tétanos)

Difteria: Es una enfermedad infecciosa grave causada por una bacteria que puede provocar fiebre, debilidad y dificultad respiratoria. Se transmite de persona a persona a través de las secreciones respiratorias que los pacientes infectados expulsan al toser, hablar o estornudar. Se manifiesta como una angina grave, con gran compromiso general del paciente. Puede producir insuficiencia cardíaca o respiratoria, alteraciones neurológicas serias e infección de la nariz y la piel.

Tétanos: Es una enfermedad grave causada por una bacteria que ingresa al organismo a través de heridas contaminadas, de cortes o de penetración de objetos oxidados o contaminados (latas, clavos, herramientas, etc.).El tétanos no se contagia de persona a persona. Tiene un periodo de incubación de 7 a 14 días, luego del cual se manifiesta con espasmos o contracturas musculares masivas, lo que lleva al deterioro de la función respiratoria y cerebral por compromiso muscular. En nuestro país continúan existiendo casos de tétanos en adultos no vacunados.

Hepatitis B: desde 2012 es obligatoria para todas las personas de cualquier edad. Las personas no vacunadas deberán iniciar el esquema de vacunación de tres dosis. En el caso de haber recibido alguna dosis previa, completar con las dosis que falten.

Doble o triple viral: toda persona a partir de los 5 años debe acreditar 2 dosis de vacuna con componente contra sarampión y rubeola. Las personas nacidas antes del año 1965 se consideran inmunes por haber estado expuestas a ambos virus. La vacuna triple viral protege contra el sarampión, rubéola/síndrome de rubéola congénita y paperas. La vacuna doble viral protege contra el sarampión y la rubéola/síndrome de rubéola congénita. Las personas entre 5 a 50 años deben tener certificadas 2 dosis de vacuna con componentes sarampión y rubéola. De lo contrario, se recomienda la aplicación de 2 dosis de vacuna triple viral (o una dosis de triple viral y otra de doble viral –sarampión-rubéola-) separadas entre sí al menos por 4 semanas. El Calendario Nacional de Vacunación de la República Argentina indica, en el caso de no haberse recibido las vacunas correspondientes a los 12 meses y al ingreso escolar (2 dosis de triple viral o una dosis de triple viral y otra de doble viral), la administración de una dosis de triple viral a los 11 años, o de doble viral para mujeres inmediatamente después del parto o aborto.

Antigripal: una dosis anual para los jóvenes y adultos con ciertas enfermedades crónica. Son considerados factores de riesgo: obesidad, diabetes, enfermedades respiratorias, enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos, trasplantados y/o personas con insuficiencia renal crónica en diálisis, entre otros. El Calendario Nacional de Vacunación incluye la vacuna antigripal para los siguientes grupos:

Personal de salud: una dosis anual

Personas de 65 años o más: una dosis anual

Lactantes

1era. dosis: entre 6 y 24 meses

2da. dosis: 4 semanas de la primera dosis

Dosis anual: hasta los dos años de vida, si certifica la 1era. y 2da. dosis.

Embarazadas: una dosis, en cualquier trimestre de la gestación

Puérperas: una dosis, hasta 10 días posteriores al parto en caso de no haberla recibido durante el embarazo.

Personas de 2 a 64 años con factores de riesgo: una dosis anual. Son considerados factores de riesgo: obesidad, diabetes, enfermedades respiratorias, enfermedades cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos, trasplantados y/o personas con insuficiencia renal crónica en diálisis, entre otros.

Personal Estratégico: una dosis anual en función a la dinámica habitual de la vacunación antigripal. Podrán incorporarse a esta categoría, los mismos grupos establecidos y alcanzados por la vacuna contra COVID-19.

Vacuna contra la Hepatitis A: Se administra a todos los adultos con factores de riesgo tales como: Tratamiento hepatotóxico, insuficiencia renal estadio 4 y 5, enfermedad hepática, receptores de hemoderivados, contactos de un caso, usuarios de drogas por vía parenteral, hombres que tienen sexo con hombres, viaje a país de alta endemia, excepto aquellos que tuvieran confirmación serológica de inmunidad (IgG para VHA reactiva). El esquema sugerido es de dos dosis (0 y 6 meses).

Vacuna antineumocócica conjugada de 13 serotipos VCN13: Esta vacuna fue aprobada recientemente por la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos), la EMA (Agencia Europea de Medicamentos) y ANMAT para mayores de 50 años.

Está recomendada la vacunación antineumocócica con pauta mixta (VNC13 +VNP23). Las personas que reciban la vacunación antes de los 65 años de edad deben recibir una dosis adicional de VNP23 a partir de los 65 años de edad siempre que hayan transcurrido al menos 5 años desde la anterior dosis de VNP23. No se recomienda recibir más de tres dosis de VNP23.

Los adultos que tengan mayor riesgo de contraer infecciones pulmonares y/o de cursar con mayor gravedad las mismas como pacientes con inmunodeficiencias, asplenia, insuficiencia renal estadio 4 y 5, cirrosis hepática, implantes cocleares, fístula LCR, trasplante de órgano sólido, trasplante de progenitores hematopoyéticos enfermedad cardiovascular, EPOC, tabaquistas, Diabetes mellitus, Alcohólicos y mayores de 65 años.

Deberían recibir el esquema secuencial que incluye dos vacunas contra el neumococo: Vacuna Neumocóccica conjugada 13 valente (VCN 13) y Vacuna Neumocóccica Polisacárida 23 valente (VPN23).

Vacuna antineumocócica polisacárida de 23 serotipos VNP23: Se recomienda una dosis para todos los mayores de 65 años y para los menores de esta edad que integren los grupos considerados en riesgo de enfermedad invasiva por neumococo Se aplica una segunda dosis, a los 5 años de la primera, a los pacientes de mayor riesgo. No está demostrada la eficacia de administrar más de 2 dosis.

Vacuna antimeningocócica: Está indicada para pacientes con factores de riesgo (déficit de complemento, asplenia funcional o anatómica), en situación de brotes epidémicos, para personal de laboratorio que manipula muestras que contienen o pueden contener N. meningitidis y para viajeros a zonas hiper endémicas o epidémicas La vacunación se hará sobre la base de los serotipos prevalentes según los datos epidemiológicos.

Fiebre Hemorrágica Argentina: a partir de los 15 años en zonas de riesgo. La vacuna previene la fiebre hemorrágica en áreas endémicas de la enfermedad: Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires y La Pampa. La vacunación debe realizarse por lo menos un mes antes de que se realicen actividades de riesgo a fin de asegurar la protección.

Herpes Zoster: La vacuna es útil para prevenir la reactivación del virus de la varicela zoster y evitar complicaciones como la neuralgia post Herpética. Puede volver a activarse el virus que causa la varicela y permanece toda la vida en el cuerpo de quienes la tuvieron, sobre todo luego de los 50 años o en personas con el sistema inmunológico debilitado (por medicamentos o patologías).Está indicada una dosis una vez en la vida a los adultos mayores de 50 años, hayan padecido o no la enfermedad.Es vacuna a virus vivo atenuado por lo tanto está contraindicada en: embarazadas, personas con fiebre mayor a 38º C, alérgica a los componentes o quienes estén tomando ácido acetilsalicílico (aspirina). Deben consultar al médico los inmunocomprometidos, pacientes con VIH o quienes cursen enfermedad aguda de moderada a severa.

Listado de vacunas recomendadas para viajeros

La indicación de la vacunación está en relación al país/región a la cual la persona se dirige. Éstas recomendaciones son dinámicas por lo que deben ser actualizadas periódicamente al respecto.

Vacuna recomendación COVID-19: De acuerdo al requerimiento del país de destino (SOLO EN EL ÁMBITO PÚBLICO).

Doble adultos: Refuerzo cada 10 años.

Triple viral: Si acreditas dos dosis aplicadas, no es necesario refuerzo

Fiebre amarilla: Una dosis en adultos. Algunos países requieren certificado internacional de aplicación para ingresar.

Fiebre tifoidea: Refuerzo cada 3 años

Rabia: pre-exposición para viajeros de alto riesgo .

Hepatitis A: Son 2 dosis de vacuna. No se recomienda revacunación.

Hepatitis B: Son 3 dosis de vacuna. No se recomienda revacunación.

Vacuna antigripal: Dosis anual.

Poliomielitis: Se recomienda aplicar una única dosis de IPV para quienes viajen a países endémicos.