La neumonía neumocócica puede causar la muerte en hasta 1 de cada 20 personas que la contraen. Estos datos marcan la importancia de la vacunación antineumocócica.

En nuestro país disponemos de dos vacunas: la VCN13 (Vacuna Antineumocócica Conjugada) que protege contra 13 serotipos de neumococo y la VPN23 (Vacuna Antineumocócica Polisacárida) protege contra 23 serotipos. Estas vacunas están indicadas en personas mayores de 65 años y personas entre los 5 y 64 años que presenten factores de riesgo para el desarrollo de enfermedad neumocócica invasiva. Los esquemas varían según la edad y los grupos de riesgo.

Dada la alta mortalidad por afecciones provocadas por el Streptococcus pneumoniae en poblaciones de riesgo, se recomienda recibir el esquema secuencial de vacunas antineumocócicas. Respetando los intervalos interdosis según la edad del paciente y según factores de riesgo previos.


¿Qué es el neumococo?

El Streptococcus pneumoniae es una bacteria que se encuentra de manera habitual en la garganta o en las vías respiratorias de los seres humanos. Esto hace que quienes portan la bacteria puedan transmitirla a otras personas al toser o estornudar.

El neumococo puede producir enfermedades leves (como otitis y sinusitis) y graves invasivas (como neumonía, meningitis, sepsis y artritis). Este microbio se encuentra habitualmente en la nariz y en la garganta, sobre todo de niños pequeños, en los que hasta la mitad son portadores, o sea, que lo tienen y lo transportan, aunque no les produzca enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas?

En el caso de neumonía, pueden ser fiebre, tos y dolor en tórax o pecho.

En el caso de meningitis, pueden ser fiebre, vómitos, irritabilidad y cefalea. La meningitis puede dejar secuelas auditivas y neurológicas.

¿Cómo se previene?

La vacuna protege de infecciones graves causadas por la bacteria neumococo (como neumonía y meningitis) y de sus potenciales complicaciones. El Calendario Nacional de Vacunación establece la siguiente estrategia de vacunación con Neumococo Conjugada para lactantes:

- 1era dosis: 2 meses de vida
- 2da dosis: 4 meses de vida
- Refuerzo de dosis: 12 meses

Estrategia secuencial

Personas de 65 años y más -esquema de vacunación secuencial- No necesitan orden médica. Se recomienda aprovechar la oportunidad para recibir vacuna antigripal.

1º dosis: VCN13.
2º dosis: VPN23 con un intervalo mínimo de 12 meses luego de la VCN13.

Personas de 5 a 64 años:

A. Inmunocomprometidos (inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, infección por VIH, insuficiencia renal crónica, síndrome nefrótico, leucemia, linfoma y enfermedad de Hodgkin, enfermedades neoplásicas, inmunodepresión farmacológica, trasplante de órgano sólido, mieloma múltiple, asplenia funcional o anatómica, anemia de células falciformes, implante coclear, fístula de LCR).

● 1era. dosis: Vacuna conjugada - 13 Valente
● 2da. dosis: Vacuna Polisacárida - 23 Valente a las 8 semanas
● 1er. refuerzo: Vacuna Polisacárida - 23 Valente a los 5 años
● 2do. refuerzo: Vacuna Polisacárida - 23 Valente a los 65 años (si el primer refuerzo fue administrado antes de los 60 años)

B. No Inmunocomprometidos (cardiopatía crónica, enfermedad pulmonar crónica, diabetes miellitus, alcoholismo, enfermedad hepática crónica, tabaquismo)

● 1era. dosis: Vacuna Conjugada -13 Valente
● 2da. dosis: Vacuna Polisacárida -23 Valente, al año de la primera dosis
● 1er. refuerzo: Vacuna Polisacárida -23 Valente a los 65 años (respetando intervalo mínimo de 5 años con dosis previa)

Con el fin minimizar los contactos innecesarios de esta población con el sistema de salud, así como de evitar la circulación y aglomeración en los vacunatorios, se define como prioridad:

Promover la vacunación de personas pertenecientes a grupos de riesgo en centros públicos o privados, SIN la necesidad de presentación de la prescripción médica como un requisito excluyente para dicho acto. Se incorporará, como estrategia adicional y en su reemplazo, la presentación por parte del ciudadano de cualquier documentación que certifique la existencia de enfermedades pre-existentes incluidas entre los factores de riesgo enumerados.

Muy importante: Si ya recibiste la vacuna contra la COVID-19 te recomendamos respetar un intervalo mínimo de 14 días antes de la aplicación de otras vacunas, incluida la vacuna antigripal.