Viandas escolares

FUENTE: Programa de Control de Calidad de Alimentos. PROCAL. Fundación Bioquímica Argentina. Dr. Héctor Pittaluga, Director

Comienzan las clases y con ellas el desafío de preparar viandas saludables y seguras para los más chicos


Llega esta época del año y empezamos a preocuparnos por las viandas escolares. Las viandas se utilizan cada vez más por diferentes motivos, económicos, prácticos o saludables; pero preparar viandas ricas, variadas y saludables para enviar a los chicos a la escuela es un gran desafío.

¿Cómo hacer comidas que no aburran, que atraigan y que continúen la educación nutricional y los buenos hábitos que tratamos de poner en práctica en casa? Además también debemos tener especial cuidado desde el punto de vista de la Seguridad Alimentaria y cumplir estrictamente con las normas de higiene, preparación ordenada y por sobre todo, con el adecuado mantenimiento de estos alimentos.

Lo que hay que tener presente es saber qué alimentos y en qué condiciones se pueden transportar los mismos para minimizar cualquier posibilidad de toxiinfección alimentaria.

Hábitos nutricionales saludables:

• Poner énfasis en que la vianda combine alimentos coloridos y de diferentes texturas para que sea más atractiva.
• Incluir alimentos de todos los grupos, de origen animal y vegetal.
• Aprovechar los alimentos frescos de estación, por ejemplo: vegetales y frutas de todo tipo y color.
• Disminuir la cantidad de grasas, azúcares y de bebidas artificiales.
• Enviar agua potable es la mejor opción.

Los alimentos de mayor riesgo que conviene evitar son:

• Huevos y productos que los contengan (tortillas, revueltos, huevo duro, salsas).
• Pescados y mariscos, aunque estén cocinados.
• Carne picada y derivados cárnicos, como salchichas, hamburguesas o albóndigas.
• Leche y derivados, así como productos elaborados que contengan leche y/o huevo (cremas pastelera.)

Al preparar y conservar la comida:

● El lavado de las manos es imprescindible antes de manipular cualquier alimento.

● El lavado y desinfectado de los vegetales, verduras y frutas que se coman crudos es esencial para reducir a la mínima expresión el riesgo de toxiinfección alimentaria.

● Cuanto más reciente sea la preparación de los alimentos, ya sean crudos o cocinados, respecto al momento del consumo, mayor es la seguridad alimentaria. Por tanto, al preparar una ensalada, se puede hacer la mezcla de vegetales minutos antes de salir de casa y, solo si no fuera posible, dejar el alimento listo la noche anterior refrigerado.

● Para los platos cocidos, sirven los mismos consejos tanto de higiene como de preparación y conservación de los alimentos crudos. Es elemental que se conserven en frío hasta que se consuman.

● Utilización de mayonesa. Es muy común en la preparación de sándwich el agregado de este u otros aderezos como mostazas. Estos aderezos se deben agregar en el momento mismo de ser consumido el alimento. Lo ideal es contar con unidades de aderezos individuales y descartables.

● Latas de gaseosas. La tapa de las mismas se deben lavar antes de abrirse. Esto lo podemos hacer antes de preparar la vianda si se llevará desde la casa. Si se compra en un comercio, lavar la tapa con agua potable es suficiente.

Cinco claves para evitar intoxicaciones con la comida de las viandas

1. No mantener las comidas en viandas más de cuatro horas sin refrigerar.

2. Limitar todo lo posible el tiempo que pasa entre la elaboración y el consumo.

3. Lavar las frutas y verduras con agua potable y desinfectar las hortalizas (3 gotas de agua lavandina por cada litro de agua. Sumergirlas durante 7 minutos).

4. Los envases deberán estar limpios y deben cerrar herméticamente.

5. Transportar las viandas a temperatura de refrigeración en conservadoras con sus respectivos refrigerantes.

Fuente: Programa de Control de Calidad de Alimentos. PROCAL. Fundación Bioquímica Argentina. Dr. Héctor Pittaluga, Director